Banner principal (agosto 2012)

Bomberos. La mala combustión de una caldera hizo necesario desalojar una vivienda en Obispo Ballester

Los bomberos tuvieron que desalojar ayer una vivienda en la calle Obispo Ballester en la que se registraron peligrosos niveles de monóxido de carbono. El CO se generó por la mala combustión de una caldera localizada en la planta baja y se expandió al resto de los pisos superiores a traves de las conducciones de aireación y de servicios del edificio.

Una persona indicó ayer, sobre las 14.53 horas, que en su vivivenda había olor a humo y a plástico quemado. Los bomberos acudieron y tomaron lecturas con el explosímetro: en la rejilla de ventilación de la cocina y baños se alcanzaron 500 ppm  de monóxido de carbono (a partir de 50 partes por millón, el nivel se considera peligroso), por lo que procedieron a evacuar a las personas residentes en esa vivienda, a ventilar y a localizar el foco de la emisión.

En una lonja de la planta baja del edificio hay una caldera mural de madera y las lecturas que se registraron fueron negativas. Los bomberos determinaron que el problema estaba en la mano izquierda, por lo que procedieron a mandar apagar la caldera de la lonja y entrar por la ventana del 2º, donde registraron lecturas de 250 en el punto más alejado de los shunts. A partir del 7º piso las lecturas fueron de 20 ppm como máximo. Tomaron lecturas cada 20 minutos en las viviendas de las nueve alturas excepto el 5º y 6º,  donde no había nadie en el domicilio, hasta que éstas fueron negativas.

La Policía Municipal colaboró en todo momento con los bomberos y localizó al propietario del 2º izquierda, que llegó cuando ya los bomberos habían entrado en su domicilio.

Los bomberos consideran como hiótesis de trabajo que el monóxido  de carbono  fue producido por la caldera de la lonja que, en la conducción de salida de los gases de la combustión, se encontró con una fuga que dejó escapar los gases tanto al patinillo de servicio de la chimenea de la lonja, como a los shunts de los aseos y las bajantes de fecales de los baños, con lo que se expandió por todo el edificio. Además, en la revisión de los falsos techos de los baños, los bomberos comprobaron que algunos vecinos tienen conectada la salida de la rejilla del falso techo de la ventilación con un tubo al shunt.

La rotura de una bombilla de bajo consumo generó olor a gas en un local en la calle Portal de Arriaga que motivó el aviso a los bomberos registrado ayer a las 11.44 horas. Los bomberos comprobaron que ese era el origen del olor y el las mediciones realizadas con el explosímetro las lecturas fueron negativas.

Pequeña fuga de gas en La Florida

Otra pequeña fuga de gas se registró en la tarde del pasado viernes en un edificio de la calle La Florida. Cuando llegaron los bomberos, un vecino les comentó que olía mucho a gas en el descansillo de su vivienda, pero en esta zona de escaleras los aparatos de medición no marcaban nada y el olor es inapreciable. Al poner los explosímetros en el shunt de las tuberías de gas y cerrar la trampilla los medidores detectaron presencia de gas. En ese momento se presentó un operario de la compañía de gas, detectó la fuga en un racoraje a la altura del 8º piso y se encargó de su reparación.

Los bomberos eliminaron un nido de avispa asiática en Echaguen y otro de avispa común en la calle Zumabide. También colocaron un candado con cadena para cerrar la puerta rota de un local en obras en la calle Zapatería.Parte Bomberos 27-10-2014

 

 

 

 

 

 

Share