Banner principal (agosto 2012)

El alcalde reitera su apoyo a las víctimas del 3 de marzo y pide su reconocimiento, rehabilitación y reparación

Audio alcalde Gorka Urtaran

El alcalde Gorka Urtaran ha reiterado hoy su apoyo y la solidaridad a las víctimas del 3 de marzo y a sus familiares y reincide en la necesidad de reconocimiento, reparación, rehabilitación e indemnización a las víctimas.

“Los hechos ocurridos hace cuarenta y cuatro años permanecen en la memoria de la sociedad gasteiztarra, no se olvidan. Y es que el de aquel día fue uno de los ataques más luctuosos que ha sufrido la historia de la ciudad. Hoy la ciudad recuerda que Pedro María Martínez Ocio, Francisco Aznar Clemente, Romualdo Barroso Chaparro, José Castillo y Bienvenido Pereda fueron asesinados en el desalojo de una asamblea en la Parroquia de San Francisco”, ha destacado el alcalde.

Bajo el convencimiento de que “todas las víctimas merecen el mismo trato«, el alcalde insiste en que «se conozca la verdad, se les trate con justicia y se repare su dignidad”.

Gorka Urtaran ha recordado los pasos decididos que lleva dando el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz con ese objetivo. Así el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz trasladó al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas su apoyo a la Asociación 3 de marzo;  el Ayuntamiento se personó como acusación en el procedimiento seguido en la jurisdicción argentina sobre víctimas del franquismo y ha pedido en diferentes ocasiones que se activen  las acciones judiciales en los Tribunales del Estado español en orden a esclarecer los hechos y a exigir las responsabilidades penales y de cualquier otro tipo que correspondan derivadas de los crímenes contra la humanidad cometidos por la dictadura franquista, incluida la masacre del 3 de marzo.

“No vamos a cejar en el intento de que los tribunales se posicionen al respecto, pero mientras llega ese posicionamiento, centrémonos en las víctimas.  Ese reconocimiento ayudaría de manera importante a cerrar un capítulo de la historia de nuestra ciudad, que todavía siente que aquellos hechos fueron un atropello y que esas personas no debieron morir. Además, permitiría seguir avanzando en una convivencia basada en el respeto de los derechos humanos”, destaca Gorka Urtaran.

Share