Banner principal (agosto 2012)

Vitoria-Gasteiz revisa el sistema de ayudas para la rehabilitación para llegar a las personas que más las necesitan y centrarse en actuaciones con mayor urgencia

Los grupos políticos presentarán sus propuestas a la iniciativa del Gobierno en el próximo mes

 

Vitoria-Gasteiz revisa un nuevo sistema de ayudas a la rehabilitación para llegar a las personas que más lo necesitan y centrarse en actuaciones de rehabilitación de edificios que requieren de mayor urgencia. Así lo recoge la propuesta de la presidenta de Ensanche 21, Ana Oregi, al consejo reunido esta mañana. La nueva convocatoria de ayudas contó en su planteamiento inicial con el respaldo de Elkarrekin. Consistiría en la concesión de préstamos por parte de Ensanche 21 Zabalgunea hasta el 100% del coste total de la rehabilitación, incluyendo proyecto, tasas, impuestos y otros posibles gastos.

Los grupos políticos presentarán sus propuestas a la iniciativa del Gobierno en el próximo mes.

Las nuevas bases han tenido en cuenta varios factores. Con la aplicación de las diferentes normas de ayudas que se han ido sucediendo a lo largo de los últimos años no se ha conseguido incidir todo lo que se pretendía en la rehabilitación de los inmuebles de Vitoria-Gasteiz que se encuentran en peores condiciones. “Uno de los factores que más ha pesado ha sido la dificultad, especialmente para los vecinos de rentas más bajas, de disponer de financiación o de los recursos económicos necesarios para asumir el coste total de las obras de rehabilitación”, ha explicado Ana Oregi. Además, en algunos casos, las actuaciones subvencionadas no han sido las más prioritarias, quedándose al margen algunas intervenciones que presentaban mayor urgencia, como las referentes a accesibilidad o consolidación y refuerzo estructural.

Y es que en el actual modelo de ayudas, Ensanche 21 Zabalgunea actúa básicamente como receptor de solicitudes, evaluador del cumplimiento de la norma en vigor y pagador de los importes que, en su caso, correspondan. – a su vez, los ingresos generados por Ensanche 21 Zabalgunea tienen la consideración de Patrimonio Municipal de Suelo (PMS), lo que impide destinarlos a ayudas a fondo perdido para rehabilitación del patrimonio inmobiliario de particulares.

Por otro lado, el Ayuntamiento no dispone de fondos suficientes para abordar, únicamente a través de la concesión de ayudas a fondo perdido, la creciente problemática de degradación de las edificaciones en algunas de zonas de la ciudad (especialmente en el Casco Histórico). El Gobierno Vasco ya dispone un sistema de ayudas a fondo perdido, combinado con un instrumento de colaboración financiera con entidades privadas de crédito, para tramos de renta hasta los 25.000 € anuales.

A juicio de la presidenta de Ensanche 21, la nueva Norma de Rehabilitación “debería atender especialmente a los tramos de renta más bajos, posibilitando los fondos necesarios para la actuación rehabilitadora en los casos más acuciantes y cubriendo, si fuese necesario, la totalidad del coste de la rehabilitación. Es decir, priorizaría las situaciones de vulnerabilidad que dificultan la actualización y mantenimiento de los edificios, que de forma indirecta llevan a una degradación del patrimonio municipal y repercuten de forma negativa en las condiciones de vida del barrio y la ciudad”.

El nuevo modelo de impulso a la rehabilitación debería poder utilizar PMS y no resultar significativamente deudor para Ensanche 21 Zabalgunea. Además, Ensache 21 considera muy conveniente que la vigencia de la nueva Norma tuviese carácter plurianual, permitiendo así programar no solo a corto plazo las actuaciones de rehabilitación y dando seguridad a los solicitantes en cuanto a su régimen de aplicación.

La nueva Norma contemplaría prioritariamente los tramos de rentas más bajas que deberían ser revisados y actualizados por el departamento municipal de Políticas Sociales. Consistiría en la concesión de préstamos por parte de Ensanche 21 Zabalgunea hasta el 100% del coste total de la rehabilitación, incluyendo proyecto, tasas, impuestos y otros posibles gastos. Estos préstamos quedarían reflejados como una carga hipotecaria en el inmueble rehabilitado y los plazos se establecerían en función de las circunstancias de cada caso.

Ensanche 21 Zabalgunea desarrollaría una labor proactiva: -informando a los vecinos y promoviendo la rehabilitación integral de los barrios más degradados de la ciudad; identificando y redactando los proyectos de regeneración urbana, incluso contratando y supervisando las obras; habilitando un fondo propio para la concesión de hipotecas; asumiendo posibles fallidos, en el caso de intervenir a través de segundas hipotecas; previendo consecuencias que puedan alterar la vida cotidiana de las personas durante la intervención, como por ejemplo la necesidad de realojo.

Con independencia de su puesta en marcha a la mayor brevedad, este nuevo modelo de ayudas se articularía en el marco de un Plan Director Plurianual de Rehabilitación y Regeneración Urbana de Vitoria-Gasteiz, que se redactaría a lo largo de 2020. La dotación económica de este Plan se gestionaría a través de un crédito de compromiso plurianual, al menos para toda la legislatura, a fin de garantizar la puesta en marcha del mismo. Una vez iniciado el Plan, se irá progresivamente alcanzando el equilibrio económico entre las entradas y salidas monetarias haciendo innecesarias nuevas incorporaciones de fondos. En todo caso, se podría disponer, si fuera preciso, del PMS generado por la Sociedad a lo largo de este periodo.

 

Share