Banner principal (agosto 2012)

El concejal de Hacienda advierte del empeoramiento de las previsiones económicas para el Ayuntamiento

  • El pronóstico de reducción de ingresos municipales asciende hasta los 60 millones de euros

Las consecuencias de la crisis sanitaria generada por el coronavirus obligan al Ayuntamiento a modificar sus previsiones económicas. El concejal de Hacienda, Iñaki Gurtubai, ha informado hoy a la Corporación municipal del empeoramiento del grave diagnóstico que ya se venía trazando en semanas anteriores. La estimación de caída de ingresos asciende hasta los 60 millones de euros. Esta cantidad se desglosa en 15 millones de ingresos propios y el resto, 45 millones, se corresponde con el descenso en la financiación que proviene del FOFEL. Si a comienzos de año el Ayuntamiento contaba con una aportación de 177 millones de euros por parte de la Diputación Foral de Álava, esta cantidad se sitúa actualmente en los 132 millones.

“Dudo que haya un precedente parecido de caída de ingresos de estas dimensiones en la historia del Ayuntamiento”, ha afirmado Iñaki Gurtubai para resumir la situación. “Es una situación reflejo de la realidad. Vamos a tener una bajada de recaudación porque la sociedad va a sufrir en esa misma medida. Nos esperan unos meses complicados y frente a este escenario tenemos que prever alternativas de gasto”, añade el concejal de Hacienda.

Partiendo de la premisa de que hay que mantener la sostenibilidad en la gestión de las cuentas municipales, el gabinete Urtaran centrará su plan económico en tres ejes: contención del gasto, flexibilidad en la amortización de deuda y búsqueda de ingresos atípicos.

En lo tocante a la contención del gasto, Iñaki Gurtubai ha aportado detalles sobre la retención de partidas presupuestarias por valor de 38,47 millones de euros activada esta semana. No es una supresión de partidas presupuestarias, sino la reserva de una parte o la totalidad de su cuantía por un criterio de prudencia en la gestión. “En función de la evolución de la situación y de los criterios de cada departamento, es factible cambiar estas retenciones. Y si aumenta capacidad de endeudamiento estamos dispuestos a desretener”, matiza el teniente de alcalde.

Un primer bloque de esta retención, por valor de 24,8 millones de euros es el que afecta a partidas presupuestarias con crédito disponible. Otro bloque, de 3,59 millones de euros, afecta a contratos de actividades y servicios que, ante la situación generada por el coronavirus, no se han podido prestar y por lo tanto habrá que resolver o modificar. Por último, otros 10 millones se corresponden con el capítulo 1 del Presupuesto, referente a los gastos de personal. En este último caso no se pretende que la medida afecte a las retribuciones básicas de la plantilla.

Sea cual sea la evolución de estas retenciones, se mantienen las tres prioridades cuyo presupuesto no se verá afectado: la protección de la salud, la garantía del bienestar social y la incentivación de la actividad económica.

El segundo eje del plan económico activado por el equipo de gobierno es el relativo a la flexibilidad en la amortización de deuda. En este sentido, se ha iniciado la negociación con las entidades financieras para un posible retraso en los pagos por amortización de créditos. Paralelamente, si llegara a decretarse una ampliación de la capacidad de endeudamiento de la Diputación Foral de Álava, esta medida podría repercutir en una menor caída de su aportación al Ayuntamiento vía FOFEL.

Por último, el tercer eje del plan para afrontar las graves perspectivas económicas será el de la búsqueda ingresos atípicos. Concretamente, se están explorando las opciones de acelerar operaciones de venta de patrimonio municipal con las que compensar la caída de ingresos por otros conceptos.

Iñaki Gurtubai ha agradecido la disposición de los grupos de la oposición a arrimar el hombro en la actual coyuntura. “Todo lo que seamos capaces de acordar va a beneficiar a la ciudadanía”, concluye el teniente de alcalde.

 

 

Share