Banner principal (agosto 2012)

El Fondo Alavés de Emergencia activa la ayuda para atender a la infancia de la etnia Rohingya desplazada a Bangladesh

Vitoria-Gasteiz y Araba destinan 45.000 euros para mejorar el estado nutricional con kits de alimentos básicos

 El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y la Diputación Foral de Álava han activado el Fondo Alavés de Emergencia para atender las necesidades de la población de la etnia Rohingya, que huye hacia Bangladesh. El FAE destinará 45.000 euros para que la asociación Save The Children pueda hacer llegar kits de alimentos básicos para más de 24.000 personas.

Los Rohingya han vivido en Myanmar durante siglos, siendo una minoría étnica, lingüística y religiosa instalada en el estado Rakhine. Dicho grupo se ha visto frecuentemente sometido a persecuciones, episodios de violencia y discriminaciones de diversa índole.

 La más reciente, en agosto, ha causado un éxodo de cientos de miles de personas de la etnia Rohingya hacia Bangladesh. Se estima que son unas 624.000 las que han llegado desde entonces a la región de Cox’s Bazaar. Cada día, 2.000 nuevas personas cruzan la frontera. También se han identificado más de 1.500 menores no acompañados (desde el 25 de agosto) y a finales de octubre se cuenta con cifras de 24.484 niños y niñas huérfanos.

La acción financiada por el Fondo Alavés de Emergencias, contribuirá a mejorar el estado nutricional de la población, con el suministro de 4.800 raciones alimentarias concentradas en los hogares más pobres.

Las condiciones de hacinamiento han incrementando no sólo el riesgo de una potencial epidemia (cólera, varicela, enfermedades respiratorias), sino también el riesgo de una mayor violencia inter-comunitaria y con la población local. La trata de personas es una de las más nefastas consecuencias de esta situación.

Numerosos niños y niñas experimentan niveles altísimos de estrés emocional tras haber sido testigos o experimentado en sus propias carnes diferentes tipos de violencia extrema. A ello se le suma el riesgo de que las niñas sean dadas en matrimonio o los niños reclutados por bandas armadas. Además, las mujeres y niñas Rohingya son víctimas de la violencia sexual y de la violencia de género, en su lugar de origen (estado de Rakhine), situación que se exacerba en las condiciones de hacinamiento del éxodo. También se incrementa la vulnerabilidad frente a las enfermedades de transmisión sexual y otros problemas ginecológicos.

Save the Children tiene presencia en Bangladesh desde el año 1970, implementando programas que alcanzan cerca de 16 millones de personas anualmente. La organización cuenta con una plantilla multidisciplinar de 800 trabajadores, y una red de más de 100 socios locales (organizaciones). Save the Children ha trabajado en Cox’s Bazaar desde 2012. Desde el 25 de agosto ha distribuido artículos de necesidad básica y calcula haber atendido 260.000 personas (al menos 148.000 de ellas niños y niñas).

 

 

Share