Banner principal (agosto 2012)

Residentes de los apartamentos tutelados municipales protagonizan un vídeo que pone en valor a las personas mayores y el trabajo de quienes les apoyan

Personas mayores residentes en los apartamentos tutelados municipales han protagonizado un vídeo que pone de manifiesto el valor de las personas mayores, de sus familias, del trabajo en equipo y del apoyo intergeneracional.

En los apartamentos tutelados del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz conviven actualmente 173 personas mayores que en las últimas semanas han visto cambiar su forma de vivir y de relacionarse con sus familias y con los equipos de profesionales que les llevan acompañando los últimos años.

A pesar de ello, mantienen la esperanza en que todo volverá a ser como era y en que en un futuro no muy lejano “volverán a sentir el calor de un abrazo y la ternura de un beso”. Mientras llega ese momento, los equipos profesionales trabajan “para que no se pierdan las sonrisas”, manteniendo sus rutinas y acompañando su día a día y el de sus familiares.

Atención y apoyo

Desde que comenzó la crisis sanitaria, sólo se ha registrado un positivo entre las 173 personas residentes de los apartamentos tutelados. La atención y el apoyo que reciben se ha reforzado mediante la reorganización y recolocación del personal de los servicios de atención diurna de Beato Tomás de Zumárraga y Blas de Otero, que cerraron el 14 de marzo.

Esto está permitiendo contar con presencia profesional continuada de 9:00 a 21:30 h. y reforzar tareas derivadas de la situación actual:

  • Apoyo a las tareas habituales de las trabajadoras familiares de los apartamentos.
  • Apoyo en tareas de atención personal y domésticas.
  • Apoyo en tareas de atención a personas en aislamiento preventivo.
  • Realización de compras y pedidos de farmacia.
  • Acompañamiento y supervisión de residentes.
  • Atención a las demandas de las personas residentes.

Por otro lado, algunos apartamentos tutelados sin ocupar se han acondicionado para que puedan acoger posibles situaciones de urgencia social y vulnerabilidad en personas mayores sin problemas de salud pero a quienes les falla su red habitual de apoyo por situaciones derivadas de la Covid-19.

De hecho, el 8 de abril se realizó una acogida temporal en los apartamentos de Blas de Otero a una persona mayor en situación de gran vulnerabilidad.

 

 

 

Share