Banner principal (agosto 2012)

El Ayuntamiento de Vitoria sustituye las ayudas económicas por prestaciones no económicas para cubrir las necesidades de alimentación

Los titulares de estas ayudas en Vitoria podrán comprar desde ahora productos de alimentación e higiene en una cadena de supermercados a través de la Tarjeta Municipal Ciudadana

“Ponemos todos los medios a nuestro alcance para garantizar que las ayudas llegan a quienes las necesitan y expulsar del sistema a quienes se aprovechen perjudicando a quienes de verdad las precisan”, ha explicado la concejala Ainhoa Domaica 

El Consistorio también adecúa los importes al gasto medio en alimentación

“Hasta ahora se ha venido dando un importe que superaba los gastos de alimentación”

El Gobierno de Vitoria ha decidido sustituir las ayudas económicas por prestaciones no económicas para cubrir las necesidades de alimentación, aprovechando el desarrollo de las nuevas tecnologías. El fin es, en última instancia, mejorar la eficacia de las ayudas sociales mediante un mayor control de las mismas, es decir, “que las ayudas lleguen a quienes realmente las necesitan y cubrir las verdaderas necesidades”, ha dicho la concejala de Asuntos Sociales y de las Personas Mayores en Vitoria, Ainhoa Domaica, durante la presentación del nuevo modelo. De ahí que, a partir del próximo 3 de marzo, los titulares de prestaciones de alimentación en Vitoria, en lugar de recibir el dinero, dispondrán de crédito (la cuantía económica correspondiente a la prestación) en la Tarjeta Municipal Ciudadana (TMC) para poder pagar con ella productos de alimentación e higiene básicos en una cadena de supermercados de la ciudad con la que el Consistorio ha alcanzado un acuerdo.

“Es necesario prestigiar los servicios sociales y la gestión que se hace del dinero público, desde el Ayuntamiento ponemos todos los medios a nuestro alcance para garantizar que las ayudas llegan a quienes las necesitan y expulsar del sistema a quienes se aprovechen perjudicando a quienes de verdad las precisan”, ha valorado la concejala, al presentar este sistema “pionero”.

En este nuevo escenario, una persona sola seguirá acudiendo como hasta ahora al comedor social, pero la novedad en este caso radica en que si la persona perceptora de la prestación no puede acudir al comedor, en lugar de recibir el equivalente del gasto en el comedor, 270 euros (9 euros de comida y cena del comedor por 30 días de un mes), esa cantidad se le cargará en la TMC para que pueda pagar con ella en el supermercado, ya que la TMC incorporará el derecho a una prestación económica de alimentación para adquirir productos de alimentación e higiene.

Esta nueva filosofía afecta sobre todo a los casos de prestaciones municipales de alimentación que se dirigen, a dos, tres o más personas. Hasta ahora, en estos casos, el Ayuntamiento abonaba el dinero. Sin embargo, a partir del próximo mes, a las unidades familiares formadas por dos miembros se les abonará un crédito 420 euros en la TMC, y de 570 euros cuando haya tres o más personas

 

Prestaciones sobredimensionadas

En este nuevo escenario, el Ayuntamiento ha aprovechado para “adecuar los importes de alimentación al gasto medio por persona en alimentación”. Hasta ahora, los importes de las prestaciones en alimentación que aplicaba el Ayuntamiento eran los que recogía la Renta de Garantía de Ingresos que concede el Gobierno Vasco para cubrir prestaciones de primera necesidad pero de diversa naturaleza (gastos farmacéuticos, de vestido…) y no solo de alimentación. La RGI concede un máximo de 612,13 euros para un miembro, 791,17 para dos miembros y 875,19 euros para tres o más. 

“Vitoria concedía solo para la alimentación la misma cantidad de dinero que Lanbide para cubrir los gastos de comida, vestido, gastos farmacéuticos y demás necesidades básicas a través de la RGI, es decir, que hasta ahora se ha venido dando un importe que superaba los gastos de alimentación”, ha valorado la edil”.

La concejala ha querido dejar claro que esta no es una cuestión de ahorro, ya que de hecho “la partida crece este año respecto al año pasado”: “No es una medida para ahorrar sino para hacer una gestión más eficaz”.

La nueva modalidad entrará en vigor a partir del próximo 3 de marzo, una vez que todo el personal de los Servicios Sociales de Base ha recibido ya la formación necesaria para trabajar con la nueva aplicación informática que permitirá cargar con dinero la TMC y que estos días prueban ya desde el Consistorio. Las trabajadoras sociales se están poniendo se están poniendo en contacto con las personas perceptoras de estas ayudas para tramitarles la TMC.

“Se trata de una experiencia piloto y si resulta satisfactoria la propuesta es que cualquier cadena de supermercados también pueda acogerse a esta modalidad”. Domaica ha desvelado que el Ayuntamiento lleva varios meses trabajando con una cadena de supermercados ya que es la única que dispone a día de hoy de la herramienta informática necesaria para desarrollar esta iniciativa.

El Ayuntamiento destinó en 2013 para cubrir necesidades de alimentación un total de 2.424.971,90 euros, incluidas las prestaciones económicas para alimentación (que llegaron a 482 unidades familiares), vales de supermercado y el comedor social. 

 

 

 

 

 

 

Share